Uno de los mayores desafíos que enfrentas en tu vida es decidir ser padre o madre. Ante esta maravillosa experiencia, que también es una gran responsabilidad, siempre surge una gran pregunta: ¿Cómo puedo ser el padre o la madre ideal?

Hay muchas personas que quieren ser buenos padres, pero no saben lo que se necesita para lograrlo, y aunque existen muchas herramientas para educar a los hijos, en la actualidad no siempre se tiene el tiempo o el dinero.

No existe la madre o el padre perfecto. Sin embargo, debes hacer todo lo posible por ser un buen modelo a seguir para tus hijos. Hay algunas cosas que pueden guiarte sobre cómo manejar este difícil papel. Estos indicadores que leerás a continuación te permitirán autoevaluar tu rol y si es necesario, reorganizar estrategias para mejorar la educación, ganar más cariño y respeto de tu hijo (a).

El primer indicador que debes considerar es conocerlos pasatiempos de tu hijo(a), tienes que conocer sus intereses, amistades, las cosas que le gustan y llaman su atención. Si tú tienes una conexión con los intereses de tus hijos y les dedicas tiempo, eso indicará que estás interesado(a) en crear un vínculo que te va ayudar a conocerlos a fondo y al mismo tiempo les darás un entorno de seguridad y apoyo.

El segundo indicador es brindar tiempo de calidad. Comparte tiempo con tus pequeños aún así tengas muchas ocupaciones. Un buen padre o madre busca de cualquier forma conseguir un tiempo de calidad con su hijo(a), dedica ese tiempo para conversar con ellos, realizar actividades, resolver sus dudas, compartir gustos y pasiones.

Respeta su espacio, al respetar su privacidad y su espacio personal significa que crees en él o ella y le tienes la suficiente confianza como para no necesitar saber todo, esto le demostrará a tu hijo(a) que eres un padre o madre confiable al que podrá acudir después cuando le surja algún problema.

Genera buenos hábitos, la mejor forma de hacerlo es mediante el ejemplo, si ellos ven en ti un padre o madre responsable, respetuoso(a), amoroso(a); ellos tomarán esas acciones como referencia y las aplicarán en su vida. Recuerda que los hijos son reflejo de los padres.

Por último, no seas autoritario(a), permite que te cuestionen y aprende a escuchar sus críticas, debes imponer orden, pero desde un punto neutral que no refleje una imagen autoritaria, ni permisiva. Debes crear un vínculo para que tus hijos se sientan con la libertad de preguntarse y cuestionarse sobre su comportamiento. 

Con estos indicadores podrás darte cuenta que tan buen padre o madre eres o al menos que camino estas siguiendo. Recuerda tomar con calma esta gran responsabilidad, nadie nace sabiendo ser padre o madre, pero tampoco nadie nace sabiendo ser hijo o hija, así que da lo mejor de ti siempre, tu hijo(a) lo notará.