Como padres sabemos que tener un hijo(a) en la etapa de la adolescencia es una tarea un poco complicada por los diferentes cambios de conducta que presentan, y es lógico, ya que pasan no sólo por un desarrollo físico sino también psicológico y social.

Como padres debemos asumir este reto, acompañar y guiar a nuestros hijos durante todo este cambio. Muchas veces algunos de los cambios pueden ser que se vuelvan desordenados, rebeldes, desconfiados, desobedientes y les cuesta mucho comunicar como se sienten. 

Lo primero que debes hacer como padre es escuchar: La comunicación entre padres e hijos adolescentes debe ser fluida; sin embargo, es habitual que los jóvenes no quieran compartir sus sentimientos con su familia durante esta etapa. Normalmente esto se debe a que, por un lado, no quieren defraudarlos y por otro, esperan una larga charla sobre de lo que ‘se debe hacer’ en esa situación. Pueden sentirse incomprendidos y juzgados antes de haber logrado expresar cómo se sienten o lo que les ha ocurrido. En estos casos no se debe forzar a que hable, simplemente déjalos que ellos se acerquen. 

Mantener la calma y apoyarlo es el segundo paso que debemos asumir como padres: Es importante que tengas paciencia y recuerdes que, aunque a veces ellos muestren rechazo, en esta etapa el adolescente necesita especialmente el apoyo de las personas que le rodean y lo quieren. Se trata de un periodo confuso y en el que la autoestima baja y la seguridad se tambalea. Esto puede generar agresividad, cambios de humor repentinos o actitudes duras hacia los padres, pero trata de evitar el enfrentamiento, aporta siempre la visión adulta y muéstrale tu cariño incondicional.

No juzgarlo y tratar de ser flexibles es el tercer paso a seguir: El adolescente cree que al dar su propia opinión esta viene a ser la ’auténtica’ verdad, ya que empieza a tener opiniones rígidas y no mirar más allá de su propia versión. Esto supone una fase normal dentro del egocentrismo propio de la edad. Sin embargo, si juzgas esas opiniones como malas sin llegar a razonarlas con el adolescente, se sentirá frustrado e incomprendido, pudiendo llegar a una mala conducta o a simplemente no dar su opinión. Para su desarrollo madurativo es mucho más efectivo si escuchamos las opiniones de nuestros hijos y mediante el diálogo hacemos que vaya abriendo poco a poco su perspectiva.

Y por último, y quizás lo más importante, ten la suficiente confianza con él o ella: Muchas veces ellos no quieren un padre, quieren un amigo o una amiga que los escuche y no los juzguen, aprende a ser menos rígido(a), recuerda que están pasando por un cambio importante y lo que más quieren es sentirse comprendidos.

En Clase Segura sabemos lo difícil que puede ser para muchos padres sobrellevar esta etapa; por ello, te invitamos este 15 de mayo a las 4 pm por el “Día internacional de la familia”, a una charla gratuita sobre “Cómo abordar la adolescencia de tu hijo(a)”, a cargo de la psicóloga de Clase Segura, Keysi Fiorella Alarcón Ramos, donde tocará a fondo este tema y resolverá las dudas que tengas, además de proporcionarte consejos útiles para una relación sana con tu hijo(a) adolescente.