Comenzaremos este artículo diciéndote que la motivación es un ingrediente esencial en el aprendizaje y, en ocasiones, uno de los más complicados de conseguir en el aula. Un alumno desmotivado o una alumna desmotivada no escucha, no se esfuerza, pierde interés y puede llegar a dificultar el desarrollo de tu clase.

La motivación y el aprendizaje son dos conceptos que están asociados. Para lograr que tus alumnos se motiven con tu clase, tienes que tener en cuenta que cada estudiante se mueve por cosas diferentes, por lo que no podemos tratar de la misma manera a todos los alumnos. Lógicamente, si estuvieras dando clases presenciales, tendrías más oportunidades de conocer a tus alumnos, pero vía online es un poco más complicado, aunque no resulta del todo imposible.

Aquí en Clase Segura te daremos 4 claves para que puedas motivar a tus alumnos, ayudándolos a encontrar lo que les apasiona y despertar en ellos las ganas de aprender.

1. Busca lo que les apasiona: Puede ser un tema en concreto, un método de aprendizaje o un espacio de trabajo. Se trata de buscar aquello que encienda la chispa de la motivación de tu estudiante, algo que llame su atención y despierte su interés por aprender. Escúchalos y conócelos para descubrir su pasión y ayudarlos.

2. Aprender tiene que ser divertido: No es necesario que todo sea interactivo o digital. Si bien las nuevas tecnologías ayudan a que las clases sean más amenas para los estudiantes, en ocasiones basta con ponerle pasión a lo que enseñas. 

Añade historias y anécdotas divertidas a tus lecciones, observa cómo reaccionan cuando las escuchan. También, puedes agregar algunos juegos o trivias utilizando las diferentes plataformas digitales. 

3. Refuérzalos positivamente: Para algunos alumnos es muy difícil creer en ellos mismos, por ello debes demostrárselo con cierta frecuencia.

Cuando hagan algo bueno felicítalos por el trabajo, los estudiantes disfrutan de las clases cuando sienten que están teniendo éxito. Recuerda que son ellos el centro de su aprendizaje, dales el protagonismo que se merecen. 

4. Enfoca el contenido desde la práctica: Siempre que sea posible, relaciona el aprendizaje con la realidad cercana de tus estudiantes, de modo que sean capaces de ver la utilidad de aquello que están aprendiendo. 

Enfocándolo de esa manera es mucho más fácil que se impliquen y se interesen y recordarán y afianzarán lo aprendido de manera mucho más eficaz.

Ten en cuenta que siempre el primer paso para motivar a un alumno o alumna es que el maestro esté motivado antes.